Organigrama: tipos y ejemplos

organigrama

Un organigrama es una herramientas más útiles y a su vez más desvalorizadas de las empresas. Se tiene un concepto equivocado de ellos y es que en realidad, más que ser un instrumento de ordeno y mando es una herramienta que nos facilita poder saber a quién contactar en cada caso y ocasión. Un organigrama es de suma utilidad y todas las empresas deberían tenerlo bien desarrollado y actualizado en todo momento.

¿Qué es un organigrama?

Un organigrama es ese esquema que de forma horizontal u horizontal plasma y muestra la estructura organizacional e interna de la empresa. Es decir, en un organigrama se pueden y deben ver todos los puestos de trabajo y roles que hay en la compañía y su situación con respecto al resto.

De forma gráfica y visual podremos identificar en todo momento qué roles están en nuestra empresa, de qué área se responsabilizan, a quién hay que reportar y qué vías hay que seguir en cualquier circunstancias.

Es un documento que debe realizar el departamento de Recursos Humanos y estará supervisado / confirmado por la dirección de la empresa.

El organigrama es fundamental para todos los integrantes del equipo, debe estar siempre actualizado ante los posibles cambios de roles y de personal y todos deberíamos tenerlo como algo de uso habitual en nuestro día a día.

Debe ser público para todos y que así en cualquier momento se pueda consultar para acceder a un rol determinado de forma acertada.

Utilidades de un organigrama

Un organigrama ahorra tiempo y también hace que las cosas funcionen correctamente fluyendo las tareas y responsabilidades.

Además, un organigrama va a ayudar también a la propia empresa a organizarse mejor en cuanto al persona disponible. A veces tenemos un equipo mal ubicado – distribuido, del que no estamos sacando el máximo partido y rendimiento. Tenerlo expuesto gráficamente nos permite mover piezas allí donde más se necesitan o donde pensamos que van a ser más útiles para el desempeño de la estrategia global de la compañía.

Es más útil de lo que pensamos y nos va a dar claves para conocer el funcionamiento de nuestra empresa a niveles que ni podemos imaginar. Podremos gestionar nuestros recursos de personal de forma más inteligente.

Por supuesto, no debemos olvidar determinados aspectos a los que nos ayuda un organigrama:

  • Definir objetivos: aunque parezca que no, con un organigrama vamos a establecer objetivos más reales para nuestra empresa. A menudo marcamos objetivos que no son alcanzables con el personal que tenemos y con el organigrama los adaptaremos más a la realidad.
  • Hoja de ruta para empleados: muchas veces los empleados están perdidos y no saben a quién acudir para que solventen sus necesidades y/o revisar una tarea. Con un organigrama tendrán una hoja de ruta y siempre sabrán a quién consultar en cada momento y situación.
  • Establece una relación sana de jerarquía. La jerarquía no es negativa pero está mal vista ya que se hace un uso incorrecto de la misma. Es necesario tener un responsable por departamento y área que establezca parámetros y pueda organizar al equipo y al trabajo.
  • Nos va a ayudar a identificar cuando hay fallos de personal por falta o por sobra. Un fallo en la estructura organizacional de la empresa puede causar auténticos desastres. Mucho mejor poder detectarlos.
  • Ayudará a gestionar la comunicación entre la dirección y los empleados tanto de forma vertical como horizontal para que todo el mundo esté siempre informado de la forma correcta.

Por último y no menos importante, un organigrama nos va a ayudar a detectar fallos de jerarquía porque si tenerla es importante, detectar sus fallos o faltas, mucho más. Como decíamos, tener una jerarquía es positivo pero debe estar bien diseñada para que no haya demasiados escalones y todo dificulte el tránsito de la información y el trabajo.

Tipologías de organigrama

Como en la mayoría de documentos y herramientas que utilizamos en nuestra empresa, existen diferentes tipologías según lo que necesitemos exponer y realizar. En el caso de los organigramas es igual y antes de ponernos a realizar el nuestro es mejor conocer los que tenemos a nuestra disposición.

¿Qué información vas a verter en el organigrama?

Según la info que necesites plasmar puedes escoger entre los siguientes tipos de organigrama:

  • Organigrama informativo
  • Organigrama analítico
  • Organigrama formal
  • Organigrama informal

¿Qué tipología de organización tienes?

En este caso, las tipologías de organigrama que más encajarán a tus necesidades son:

  • Organigrama jerárquico
  • Organigrama matricial
  • Organigrama plano

¿Cómo quieres que sea su representación visual?

El formato influye y mucho en cualquier herramienta de gestión de una empresa. Un organigrama no va a ser menos.

  • Organigrama vertical – en forma de pirámide
  • Organigrama horizontal – de izquierda a derecha / por columnas

¿Qué necesidades tiene la empresa?

Las empresas tienen cada una su personalidad y sobre todo, sus necesidades. De ahí que se derive que hay que adaptar los documentos a esas necesidades y requerimientos. El organigrama también lo hará y puedes elegir:

  • Organigrama general
  • Organigrama integral

Cómo crear un organigrama de valor

Crear y diseñar un organigrama no es poner todos los empleados de la empresa en un cuadro y tirar líneas. Si vamos a hacer eso, mejor no hacer nada. Para implementar el organigrama de tu empresa de forma eficaz y efectiva puedes seguir estos tips:

  • Trabaja por grupos
  • Ten una visión global
  • Decide de forma objetiva la dependencia de los empleados
  • Crea un organigrama visual y sencillo

Con estos tips ya puedes realizar un buen organigrama para tu empresa. La gestión del equipo de trabajo es fundamental y proporcionarles un mapa de ruta te ayudará en gran medida a que todo el mundo sepa dónde se encuentra.

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no se mostrará publicamente.

Los mejores equipos usan Plain

Únete a un creciente grupo de empresas que usan Plain para planificar los turnos de sus empleados de forma simple, rápida e inteligente.