Qué son los turnos rotativos

turnos rotativos

Rotar, de ahí lo de “turnos rotativos”. Ir cambiando de horario de trabajo. Flexibilidad y equilibrio. Estos son los dos principios que describen a los turnos rotativos pero, ¿qué son los turnos rotativos en una empresa y en un sistema de turnos de trabajo?

¿Qué son los turnos rotativos?

Los turnos rotativos son una forma específica de cubrir un horario por parte de un trabajador en una empresa. Dependiendo del tipo de negocio, los turnos rotativos son muy positivos tanto para el negocio como sobre todo, para el trabajador. Aporta flexibilidad y frescura entre otros beneficios.

En una empresa, los turnos rotativos representan un horario de trabajo en el que figura una hora de entrada y una hora de salida estipuladas las cuales van cambiando con el paso de los días / semanas. Cambio y modificaciones constantes, contempladas con anterioridad y lineales.

Es lo que habitualmente conocemos con la frase de: esta semana estoy de mañana, la semana próxima, de tarde.

Los turnos rotativos tratan de ir modificando los horarios o mejor dicho, los turnos, en los que los trabajadores desempeñan sus funciones y tareas en la empresa. Con ello se consigue que todos los empleados trabajen en las mismas condiciones, que haya igualdad, que nadie esté más beneficiado / perjudicado que otros así como otros beneficios para ambos lados.

No todas las empresas aceptan en su esquema de negocio, esta tipología de turnos. Es un esquema muy particular y que hay que estudiar y analizar muy bien antes de ponerlo en marcha. Una vez instaurado, hay que cuidarlo y tener siempre en cuenta las necesidades de todos.

Para que funcione a la perfección, debe ser periódico y cumplir con los requisitos de “rotación”. Pero por supuesto, un sistema de turnos rotativos debe atender a un excelente calendario de turnos de trabajo bien elaborado, consensuado y equilibrado.

Beneficios de los turnos rotativos

A priori, puede parecer que es algo contraproducente para el organismo. Con los turnos rotativos no se mantiene un “hábito” de horarios continuado en el tiempo. Hay que ir cambiando y moldeando esos hábitos según el horario de trabajo. Pero, aunque esta premisa parece algo sumamente negativa, la realidad es que los turnos rotativos tienen más beneficios de lo que parece a simple vista.

Los turnos rotativos son altamente efectivos sobre todo para determinados sectores profesionales y tipologías de empresas. Negocios que necesitan estar abiertos o funcionando las 24 horas del día, deben implantar esta modalidad para no perjudicar a nadie de su equipo. Aportar igualdad es fundamental para los trabajadores y la salud laboral.

Beneficios para los trabajadores

El mayor beneficio que aportan los turnos rotativos para los empleados es no verse perjudicado por un horario “malo” de forma constante. Las empresas que trabajan bajo turnos rotativos suele ser porque deben cubrir amplios espectros de horarios laborales. Trabajar las 24 horas, de noche o fines de semana, por ejemplo.

Gracias a los turnos rotativos, los integrantes del equipo se aseguran que no les “toque” siempre el turno más perjudicial o difícil: el de noche, el de fin de semana o incluso, el de tarde o de mañana según las preferencias de cada uno.

Si hay que cubrir horarios muy amplios en la empresa, qué mejor que aportar igualdad para todos. Que todos puedan optar a los turnos “buenos” y también pasar, de forma equilibrada, por los malos.

*Eso sí, hay que también tener en cuenta siempre las preferencias de los trabajadores. Puede que te sorprenda que haya personas que quieren para siempre los horarios que pensamos más malos: los turnos de noche por ejemplo. Antes de hacer tu cuadrante, pregunta. Preguntando se llega súper lejos.

Beneficios para la empresa

La empresa también se verá beneficiada de estos turnos rotativos. Ante todo, porque su equipo estará más contento que si tiene que siempre, cubrir los mismos turnos. Si los empleados están más contentos, trabajan mejor, el ambiente es más saludable, la productividad aumenta.

Además, la empresa va a tener una herramienta muy potente de medición de productividad y eficiencia de su equipo. Si estipula turnos rotativos y va modificando esos “teams” va a poder evaluar quién trabaja mejor en qué franja horaria y con qué compañeros.

De ahí, de ese análisis, puedes construir equipos de alto rendimiento mucho más optimizados. Y eso es oro puro en tu negocio.

Tácticas para aliviar los efectos secundarios de los turnos rotativos

Para contrarrestar los posibles efectos “negativos” en la salud de estos turnos rotativos hay fórmulas comprobadas y eficaces. Por ejemplo, hay que dejar 2 noches de margen en el cambio de turno para que el cuerpo y los biorritmos se vuelvan a acostumbrar al nuevo horario. Siempre hay que respetar las horas de sueño y ser muy constante en los hábitos de alimentación e incluso, higiene.

Cuando se duerme “fuera de horario” por ejemplo de día (si tienes turno de noche), hay que hacerse con un ambiente agradable y que invite a dormir. Se pueden practicas técnicas de relajación y de sueño.

Hacer deporte es otro de los aliados de los turnos rotativos. Aunque cueste, es importante por ejemplo, al salir del turno de noche, hacer deporte y después, ir a dormir o al contrario, ir a dormir y al despertar, hacer deporte para activarnos cuando todos duermen.

Patrones más habituales de turnos rotativos

A día de hoy, parece que está todo inventado. En esto de los turnos rotativos… Casi también. Tras mucho análisis, ya hay fórmulas como si de una alineación de fútbol se tratase para estos turnos rotativos.

Los patrones más habituales de turnos rotativos son: 6×2, 5×2, 4×3.

El primer número – A, corresponde a los días de trabajo y el segundo, B, a los días de descanso. De esta manera, en los patrones arriba descritos quedaría:

  • 6 días de trabajo  x 2 de descanso (completos).
  • 5 días de trabajo x 2 de descanso (completos).
  • 4 días de trabajo x 3 de descanso (completos).

El último patrón está actualmente en auge sobre todo porque los trabajadores lo ven como algo beneficioso. Se trabajan 4 días con jornadas más largas (de 10 – 12 horas por ejemplo) para después descansar 3 días completos. Hay que tener en cuenta que esta fórmula daña más los biorritmos del cuerpo pero… ¡para gustos!

Luego hay otras fórmulas en las que se trabaja 24 horas seguidas y se descansan varios días pero eso ya es otra modalidad de la que hablaremos en otro momento.

Si queréis hacer un cuadrante de turnos rotativos en tu empresa que funcione bien y que no tenga fisuras, lo mejor es confiar en potentes softwares como Plain que facilitan todo. Pruébalo ahora y verás la diferencia. Nunca más cogerás un papel y un boli para hacer un turno de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no se mostrará publicamente.

Los mejores equipos usan Plain

Únete a un creciente grupo de empresas que usan Plain para planificar los turnos de sus empleados de forma simple, rápida e inteligente.